China: Conexión 5G hacia la revolución científico-tecnológica por la primacía mundial

1
570

Investigador asistente: Liber Noel Hermoso

Al inicio de la segunda década del siglo xxi la humanidad vive la peor pandemia en cien años. Ha cobrado, a la fecha, la vida de cientos de miles de vidas humanas y ha infectado a varios millones. Cosa que ha generado una gran angustia, mientras se profundiza una crisis de proporciones tales, que tiende a superar la del año 29 del siglo pasado. Entretanto, avances inimaginables hace apenas un siglo siguen un curso indetenible. Como si la ralentización humana producto de la extensión del Covid-19 no los afectase.

Si bien hay países que no se han visto tan afectados y que sus aparatos productivos siguen funcionando, las bolsas de valores más importantes han caído a cifras históricas. Países enteros se han paralizado por la pandemia desatada, lo que ha empujado a crear nuevas cotidianidades, nuevas formas de vivir, confinada buena parte de la humanidad en sus casas.

Resulta un tanto paradójico el hecho de que en medio del confinamiento se están fraguando procesos tecnológicos que van a incidir de manera objetiva en los cambios de la cotidianidad, más que la pandemia. Nuevas preguntas surgen: ¿cómo será la vida cotidiana luego de la pandemia?, ¿qué cambios se producirán en las relaciones humanas?, ¿cómo reactivar el aparato productivo mundial? Las respuestas están surgiendo en relación con los efectos de la pandemia, pero no de los nuevos patrones de consumo que se fraguan al lado de los avances impetuosos de la tecnología.

Así, en medio de la pandemia, se avanza en lo que puede significar el hecho de mayor relevancia en el desarrollo de la revolución científico-tecnológica: la tecnología de conectividad 5G. Una de sus manifestaciones es la introducción de giros importantes en el proceso de trabajo, hasta la posibilidad del trabajo desde casa, de forma remota y digital. La digitalización de la vida, que ya es una realidad cada vez más palpable, sobre todo desde la implementación de esta tecnología, se ha visto empujada a realizarse de manera más acelerada con el otro estímulo que representa el confinamiento producto de la pandemia. El envío de productos laborales e intelectuales ya es una realidad, incluso desde antes del confinamiento, pero no era la regla. Ahora la recuperación de la economía mundial deberá contar con esta tecnología, cuya incidencia se hace vital de cara a la competitividad. Es por eso que, antes y durante la crisis económica y la pandemia, se había convertido en un punto de discordia que copó la escena económica mundial.

Quien logre liderar la vanguardia digital, en medio de la competencia, podrá apropiarse de avances que lo harán más competitivo como empresa o como nación, o como bloque económico. La respuesta estadounidense frente a Huawei, independientemente de la postura que se asuma frente a ella, refleja el grado de pugnacidad a la que puede conducir esto.

La competencia entre las grandes potencias —evidenciada en la ofensiva que lanza Estados Unidos bajo la administración de Donald Trump— ha derivado en una pugnacidad que no se detiene. Es un asunto de Estado. No se reduce a la competencia entre grandes empresas por el control de los mercados. Tiene que ver con aquella tendencia de la articulación entre el capital y sus asientos nacionales. “El avance de China en 5G no vendrá solo y requiere del avance de varias piezas armonizadas dentro del país, tanto gobierno como empresas deben moverse a la par”.[1] Adonde vayan los capitales viajan, con ellos, sus Estados. Huawei, en ese sentido, es la punta de lanza de la penetración de capitales en muchas economías en el planeta y lleva consigo los intereses del Estado chino. A la inversa, los intereses del Estado chino son expresados por empresas como Huawei. Más cuando se trata de una empresa cuya relación con el Estado chino está más que evidenciada.

El Gobierno chino ayudó a impulsar el ascenso global de Huawei gracias a que el campeón tecnológico de China habría obtenido hasta 75.000 millones de dólares en exenciones de impuestos, financiación y recursos a bajo precio, según una información que publica este miércoles The Wall Streey Journal. Los miles de millones de dólares en asistencia financiera del Gobierno chino habrían ayudado a impulsar el ascenso de Huawei Technologies a la cima de las telecomunicaciones globales.[2]

No hay evidencias claras que establezcan que se trata de una empresa estatal. Pero hay indicios que así lo señalan. Lo que sí queda manifiesto, aunque sea negado por el Gobierno chino y la empresa, es que recibe ventajas como las indicadas anteriormente.

De 2009 a la fecha China, específicamente a través de esta empresa, desarrolló esta tecnología 5G, que viene dando mucho de qué hablar; por ejemplo, la idea de que causaría supuestos efectos en la salud de los seres humanos, sin suficientes evidencias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que los efectos de la aplicación de tal tecnología inciden en el ser humano en una radiación de tipo 2B que, según esta organización, no es algo grave. Es más: 

Era algo que se daba por hecho: la radiación de los móviles es una radiación de baja intensidad que no tiene capacidad para alterar el ADN, y por tanto no puede provocar cáncer ni otras enfermedades.

Ahora, tras examinar a fondo los valores de radiación de la conexión 5G, la International Commission on Non‐Ionizing Radiation Protection (ICNIRP), el organismo científico alemán que regula el tema, ha concluido que la conexión 5G es segura, incluyendo las ondas milimétricas 5G de alta frecuencia.[3]

Haciendo a un lado los análisis y opiniones al respecto, esta tecnología viene recibiendo ataques de quienes se han quedado rezagados. Similar cuestión se dio a propósito de la ingeniería genética. El desarrollo de los cultivos transgénicos fue cuestionada por aquellas potencias que no contaban con las extensiones de tierra para producir y realizar esta tecnología agroindustrial, y con esta óptica se creó una ideología, principalmente desde Europa. La ofensiva venía de los europeos dadas sus limitaciones para competir, en este aspecto, con EEUU, China, Argentina, Brasil, Argentina, especialmente.

Desde posiciones de las llamadas “izquierdas”, movimientos agroecológicos, entre otros, se centraba la crítica en el problema de la semilla y la dependencia que se creaba respecto de las grandes empresas que monopolizan la tecnología en cuestión. En ese aspecto, razón tenían y tienen. Pero ello no anula la necesidad de desarrollar la ingeniería genética para incrementar la producción y productividad de la agricultura. Es así como:

Científicos de 127 institutos de investigación de toda Europa que agrupan a unos 25.000 científicos exigieron a las autoridades de la UE un cambio urgente de la legislación sobre organismos modificados genéticamente (OMG), los transgénicos. En una carta abierta dirigida al Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo, los científicos alertan de que la actual regulación deja a Europa fuera de juego ante la posibilidad de diseñar nuevas variedades vegetales usando CRISPR para crear “una agricultura sostenible” en el contexto del cambio climático con variedades resistentes a la sequía y que necesitan menos agua y pesticidas.[4]

La ingeniería genética no solamente se desarrolla a partir de cultivos que requieren grandes extensiones de tierra. Puede darse en pequeñas locaciones, lo que permitiría una gran productividad por hectárea. De allí que los europeos, dadas las leyes aprobadas para impedir su desarrollo, se vienen quedando rezagados frente a los países que ya la realizan de manera intensiva y extensiva.

Algo similar está sucediendo con la tecnología 5G. A la cuestión de los supuestos efectos sobre la salud humana, se le agrega la sospechada capacidad que tendrían los chinos para el espionaje. Si bien eso no se puede descartar, es un juego en el cual están metidas todas las potencias por igual.

Lo cierto es que esta tecnología, a pesar de las resistencias, permitirá desarrollar algunas labores, como el manejo de maquinarias manufactureras, con bajo riesgo y desde una ubicación remota, por lo que dicha industria solo mejoraría la productividad de los rubros que estén siendo producidos con base en esta tecnología.

Los alcances ya comienzan a sentirse en las innovaciones en la producción y el consumo y, por ende, en todo el andamiaje económico. Y es que esta tecnología, articulada al desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA), conduce a importantes avances que explican que se trata de un proyecto nacional e internacional. Si bien Huawei es la empresa que produce el desarrollo específico de la tecnología 5G, se trata de un proyecto que trasciende, en mucho, la mera telefonía. De allí la importancia estratégica de este asunto. También explica la magnitud que alcanzan las contradicciones en torno de ella.

Huawei es la compañía de tecnología telefónica y telecomunicaciones más importante de China y la más grande del mundo: “… supera a Samsung y se sitúa en el principal fabricante de smartphones haciéndose con una cuota de mercado de 19 % durante el pasado mes de abril”[5]. A comienzos de 2020 presentó un informe en el que detalla varios puntos significativos a tomar en cuenta en su perspectiva inmediata y mediata.

En el informe se señala que “la mayoría de las organizaciones están acelerando sus procesos de transformación digital, invirtiendo en tecnologías para evolucionar su forma de trabajar, y en construir una oferta de productos y servicios más digitales”[6]. Lo que hace pensar que es necesaria la implementación de la tecnología 5G para cumplir con dichos propósitos ya que en una publicación realizada el 3 de septiembre de 2019 por el portal Network World, producido en España, la “nueva generación de red móvil promete influenciar en múltiples industrias y sectores, desde la energía a la agricultura, el retail o el gaming”[7]. Lo que indica la aceleración del avance de la nueva tecnología en distintos ámbitos.

Además, habrá un incremento de teléfonos “móviles, tabletas, TV inteligentes, relojes, contadores, frigoríficos, lavadoras, automóviles, plazas de parking, cubos de basura, papeleras, etc…”[8], por cada kilómetro cuadrado. Lo que puede conducir a cambios importantes en la cotidianidad y el consumo.

Simultáneamente, aumentará la explotación de minerales necesarios para la construcción y expansión de dicha tecnología. En esta perspectiva, Latinoamérica y África podrían jugar un papel fundamental, por ser productores y depositarios de considerables riquezas naturales necesarias para esta tecnología.

En definitiva, estamos en presencia de una tecnología que afectará sensiblemente el proceso de producción en general —es decir, la producción misma, la distribución, el cambio y el consumo— en la economía mundial. Esto supone que en torno de ella girará la revolucionarización de los medios de producción, el cambio y los nuevos patrones de consumo. Será una determinación de primer orden en los reacomodos internacionales y sus pugnacidades.

Tendencia de inversiones en 5G

Ahora, bien, haciendo referencia a la ponencia de Huawei referida previamente, es importante destacar sobre el impacto que esta tecnología ha causado fuera de las fronteras de China. En dicho texto hablan sobre el informe Perspectivas España, que elaboran KPMG y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), en el que se confirma que, “los empresarios y ejecutivos asientan como sus prioridades la transformación digital (55 %) y, en línea con ello, les preocupa la mejora de los procesos (56 %) y la necesidad de desarrollar nuevos productos y servicios (39 %)”[9].

Siguiendo con lo señalado en el informe, el director de tecnología o CIO (Chief Information Officer) debe hallar la manera de “armonizar y combinar las arquitecturas, sistemas y tecnologías que hacen posible y aceleran la evolución a modelos digitales”[10]. Para quienes desarrollaron esta ponencia, es en este punto en el que:

Los análisis del mercado coinciden en que las tecnologías transformadoras que van a permitir llegar a un estado de madurez digital son aquellas que ayudan a aprovechar la explosión del dato, a automatizar procesos, a mejorar la experiencia del cliente, del empleado y todo el ecosistema con el que se relaciona la organización, además de acelerar el despliegue de productos y servicios digitales.[11]

Todos estos datos permiten inferir que es un hecho la importancia de las inversiones en tecnología informática y digital, que deben asumir no solo las empresas españolas, como señala el documento citado previamente, sino todas las empresas que quieran obtener ingresos superiores al promedio mundial. Pero otro dato que aporta el informe es que:

Son críticas las soluciones que contribuyen a impulsar una economía de los datos, por lo que tienen mucho sentido las inversiones en almacenamiento, big data y analítica avanzada, Internet de las cosas, inteligencia artificial, comunicaciones 5G a la cabeza, y plataformas que, convertidas en núcleo digital, permiten operar modelos de negocio innovadores basados en el dato.[12]

Otro asunto aportado en dicho informe expresa más claramente la importancia de las inversiones en tecnología digital y, por ende, en la tecnología 5G. Dentro de las previsiones del brazo español de IDC Research, empresa de investigación de mercados, se concluye que “para 2022 el 75 % de las empresas incorporarán la automatización inteligente en la tecnología y el desarrollo de procesos”[13], apostando a que “llevará a este segmento de mercado a mover 650 millones de euros en España en 2022”.[14]

Por su parte, India no se quiere quedar atrás y dispone lo siguiente: “Con el objetivo de ofrecer cobertura a 100 millones de personas en la segunda fase del proyecto BharatNet, el Gobierno ha ofrecido un subsidio de casi 450 millones de euros a las empresas Airtel, Reliance Jio y Vodaforne para las instalaciones de conexión WiFi en las áreas urbanas”.[15]

Lo que se inscribe en el lanzamiento de servicios 5G en 2022 en todo el país. Hablamos de una nación que cuenta con alrededor de 1.400 millones de habitantes. Asimismo:

El estudio de la Comisión Europea apunta que el 5G podría crear 2,3 millones de puestos de trabajo y traer un crecimiento de 113.000 millones de euros en 2025, repartidos entre el sector de la automoción, la sanidad, el transporte y la energía. El Gobierno chino también ha previsto este valor, pues ha incluido como prioridad el 5G en su programa económico “Made in China 2025” y en el decimotercero de sus planes quinquenales.[16]

Si bien es difícil establecer el volumen de las inversiones que se realizarán en la tecnología 5G e IA, es fácil determinar que será uno de los sectores que más inversiones recibirán. Dos razones así lo sostienen: en primer lugar, porque supone la determinación que más pudiese definir la competitividad, esto es, que tendrá incidencia significativa en la composición de los capitales, y, en segundo lugar, por su incidencia en el mercado y los nuevos patrones de consumo.

Tecnología 5G, inteligencia artificial y su impacto

Los datos antes mencionados revelan la importancia de las tecnologías digitales, aún en desarrollo, para las compañías telefónicas. Pero no se deben olvidar otros espacios de dicha tecnología en los que las inversiones en ella pueden jugar un papel fundamental. Para el informe citado resulta de suma importancia la IA, pues ésta es “clave para poder aprovechar la economía de los datos, definidos como el nuevo petróleo”[17], evidenciando que se puede convertir en “el principal activo corporativo y motor de la sociedad del conocimiento”[18]. Y es que:

La red 5G y la inteligencia artificial están entrelazadas. Por un lado, la red 5G creará una inmensa cantidad de datos en el almacenamiento en la nube. Por otro lado, la inteligencia artificial se dirigirá hacia una conexión en red más estable para ciudadanos y empresas. Además, se reducirán los cortes en las llamadas y se facilitará el mantenimiento a los proveedores de servicios.[19]

Más adelante en el informe queda en evidencia que “los CIO están teniendo en cuenta también”, dentro de sus “partidas presupuestarias, las necesidades de sus compañías en capacidad de procesamiento”, así como en sistemas de almacenamiento “que optimicen el centro de datos y el rendimiento de las aplicaciones críticas, big data y soluciones analíticas, etc.”[20]. De hecho, para los expertos de ResearchAndMarkets, “el mercado de centro de datos crecerá en todo el mundo a un ritmo anual de 2 %”, por lo que esto “impulsará el aumento de las ventas de servidores, sistemas de networking y arrays de almacenamiento híbrido y all-flash” para que “sustituyan a los discos tradicionales HDD y que soporten los despliegues de proyectos de big data e inteligencia artificial” (Informe de Huawei, 2020). En resumen, dicho informe afirma que para España “la inversión en Big Data y soluciones de Analítica será de 5.960 millones de euros” hasta el año 2020, lo que asegura que este país ibérico pretende establecer una base tecnológica lo suficientemente amplia como para soportar la instalación de dispositivos que puedan manejar la tecnología 5G.

Y no es para menos. En un artículo publicado en 2018 por el portal web Virtualpro.co, Daniel Caridad López del Río evidencia el porqué se deben hacer estas inversiones. El catedrático explica que:

La llegada del 5G exigirá que el número de antenas de telefonía móvil instaladas se multiplique, fácilmente, por 20 veces para poder absorber el incremento de tráfico y el número de dispositivos conectados, cuya densidad puede multiplicarse por 100 veces respecto al estándar actual hasta alcanzar el millón de dispositivos móviles… [21]

Esto producto de que:

El 5G es una red de alto rendimiento debido a su alta frecuencia, pero los objetos —o incluso las plantas y la lluvia— absorben más fácilmente sus longitudes de onda más cortas, por lo que la señal 5G no se desplaza adecuadamente al atravesar edificios. En términos prácticos, necesita que haya más estaciones base mucho más cercanas entre sí.[22]

De hecho, López del Río afirma que los sectores de la industria que son líderes en la implementación de este tipo de tecnología son: la industria automotriz, el sector salud y el internet de las cosas (IOT, siglas en inglés). Lo que no supone que el impacto se reduzca a los bienes de consumo masivo. Por el contrario, actualmente, en su aspecto cuantitativo, allí está el liderazgo en las condiciones actuales. Pero la perspectiva, por su importancia estratégica, llevará a su desplazamiento hacia la producción de máquinas y equipos industriales, dentro de aquel principio de que es ésta la industria que más contribuye con el desarrollo y crecimiento de la producción. Esta tendencia se da independientemente de que la producción de bienes de consumo sea mayor. Ésa es la dialéctica del modo de producción imperante.

Qué es el 5G

Para la compañía telefónica china Huawei, 5G —quinta generación de tecnologías de telefonía móvil— significa, sobre todas las cosas, el motor fundamental para los avances tecnológicos mencionados anteriormente, o como señala esta compañía en su informe de 2020: “una palanca de crecimiento y un componente tecnológico esencial en los procesos de digitalización”[23], en el transcurso de la década que comenzamos.

Cuando hablamos de esta nueva tecnología o generación de tecnología móvil:

…estamos hablando de servicios digitales inalámbricos de banda ancha a velocidades de gigabit (hasta 100 veces superiores) que reducen sustancialmente los tiempos de descarga, mientras que la latencia se acerca a cero, lo que mejora la capacidad de carga y las transferencias de datos y todo tipo de contenidos.[24]

Siguiendo a López del Río, el impacto que tendrá esta generación de tecnología móvil en la industria automotriz se mostrará con la primera gama de automóviles automatizados (sin conductor), conducentes a la reducción del tráfico y la contaminación, mediante el estacionamiento inteligente y la aplicación de IA en vehículos familiares; en el sector salud, veremos cómo se aumentará la eficacia y eficiencia por la conectividad de dispositivos seguros para pacientes, cuidadores y proveedores de atención, como los sensores médicos remotos para galenos; y por último en el IOT, mencionado también por el informe de la compañía Huawei 2020, lo que permitirá tener varios dispositivos conectados en simultáneo, eliminando los problemas relacionados con la latencia de las redes celulares.

Todas estas informaciones y datos aseguran el aumento de la productividad en las industrias y los servicios en general, por lo que la tecnología 5G resume un paso fundamental en una nueva etapa del desarrollo humano. Lo que podría significar una nueva fase de la revolución científico-tecnológica.

5G en la producción de bienes

La revolución científico-tecnológica —o, más en genérico, la revolucionarización de los medios de producción— encuentra su sustento en la composición de capitales. Esto es, en la relación entre el capital constante y el capital variable. La relación entre lo que se invierte en maquinarias, equipo, materia primas y materias auxiliares, por una parte, y lo invertido en fuerza de trabajo, por la otra. Lo que se invierte en medios y en salarios. Mientras más se eleva la productividad, habrá más competitividad. Éste es el secreto de los que compiten y, por ello, algo inexorable e insoslayable. Si no elevan la composición de sus capitales, se rezagan. Si la elevan, entran en competencia, o deberán jugar sucio.

Pues, bien, 5G luce como la palanca de este desarrollo. Su vinculación con la IA es lo que va a determinar quién gana competitividad y quién no.

El reloj de Taylor nos resultará un adminículo de la prehistoria humana en comparación con la capacidad de control que adquirirá la industria moderna frente al proceso de producción y el proceso de trabajo. Por ende, sobre el trabajador. Control en su sentido exacto. Poder establecer el ritmo del trabajo en la cadena de montaje del proceso de trabajo. Determinar el ritmo de trabajo del obrero de manera precisa. Asimismo, permitirá reducir las fallas en la relación del obrero con la máquina. Y de la máquina, independientemente del obrero. En definitiva, la combinación entre la robótica y el uso del trabajo humano se podrá establecer de manera cada vez más precisa.

La relación entre la tecnología 5G y la IA resulta una simbiosis que permitirá un salto cualitativo en la dinámica del trabajo. El taylorismo, el fordismo y neofordismo, la teoría Z, los círculos de calidad, en definitiva, todas las variantes y desarrollos que inciden en los procesos de trabajo diseñados hasta ahora, quedan como fases del pasado con la incorporación de esta simbiosis. De no incorporar esta tecnología, las empresas deberán insistir con alguna de estas modalidades del proceso de trabajo, pero quedarán rezagadas en relación con las empresas que incorporen la tecnología 5G y la IA. La incorporación de 5G cambia la cosa, toda vez que la nueva dinámica permitirá un mejor control del proceso de trabajo, y China lidera este proceso, por ahora.

Se podrá medir y establecer la intensificación en el uso de la fuerza de trabajo. Cuestión fundamental para la elevación de la tasa de plusvalía. Más cuando, inexorablemente, se producirá un desplazamiento de trabajo humano por la máquina y la IA, lo que supondrá la exigencia de intensificar el uso de la fuerza humana de trabajo.

Ubiquemos que la máquina y la IA no agregan nuevo valor. Agregan justo su valor. Contradicción que debe ser resuelta con la incorporación de trabajo simple. El trabajo complejo ya estaría realizado en buena medida en la producción de máquinas, sobre todo de máquinas herramientas y en IA. Pero el freno en el desplazamiento de trabajo humano radica en que es el trabajo vivo lo único que agrega nuevo valor.

Habida cuenta de que la tecnología 5G potencia la IA, esta relación máquina-hombre trabajador abonará en favor de la máquina. Resulta inexorable que conducirá al desplazamiento de una parte de la fuerza de trabajo humana. Esa es la contradicción que deberá resolverse. Durante el período de revolucionarización del desarrollo industrial, esa contradicción siempre aparece con fuerza una y otra vez.

Sin embargo, el capital no puede prescindir del trabajo humano, sobre todo del trabajo simple. Concentrando el trabajo complejo en torno de la tecnología 5G y la IA plasmada en la robótica, deben crearse espacios para el trabajo simple, bajo la premisa de que el trabajo humano es lo que genera nuevo valor. Si no lo hace, el valor de las mercancías es cada vez menor y sujeto de manera clara a la inversión en medios de producción. Luego, al ser muy baja la plusvalía, debe recurrirse a procesos que hagan uso del trabajo humano. Es un asunto que incide directamente en la cuota media de la ganancia.

Ahora, bien, habida cuenta de que es ello lo que hace más competitiva la producción con mayor composición orgánica, de igual manera conduce al afianzamiento de la tendencia a la caída de la cuota media de ganancia. Esa contradicción, ingénita de la producción actual, es lo que a fin de cuentas conduce a la rivalidad, la lucha de las naciones más desarrolladas por mercados, por fuerza de trabajo y materia prima baratas. Cada fase de la revolución científico-tecnológica ha conducido a la realización de estas tendencias de manera superlativa. De allí la importancia de estos asuntos para atender no solamente el desarrollo de la economía sino también lo atinente a la política internacional, y su incidencia en el seno de cada uno de los países. Unos por ser quienes se disputan la hegemonía o están inscritos dentro de estos desarrollos: los países más industrializados. Otros por ser dependientes del desarrollo de una u otra nación desarrollada, o bloque que se disputa la hegemonía planetaria.

Todo indica que la tecnología 5G y la IA se convierten en la principal palanca para el desarrollo de la composición de los capitales. Es así como da pie todo el potencial del 5G a la capacidad de comunicación máquina a máquina. Con eso se puede reducir al mínimo los errores y falencias en el proceso de producción, corrigiendo a la máquina y a la acción del obrero, cuando los haya.

Son muchos los usos que ya se le están dando a esta tecnología y que permiten su adaptabilidad en distintas esferas. Como prueba de esta afirmación, encontramos:

…el sistema de reconocimiento facial que ya funciona en 16 provincias chinas y permite hacer 3.000 millones de búsquedas de caras por segundo. Alimentar un sistema con esta cantidad de datos sin saturarlo solo se puede hacer con 5G. La capacidad de la tecnología también se usa ya para inspeccionar infraestructuras industriales mediante drones, que envían vídeo en tiempo real para su análisis. Otra de las pruebas de campo de la compañía china se lleva a cabo en fábricas, donde robots y sensores envían un torrente de información que ayuda a su mantenimiento. En este terreno industrial también tiene cabida la realidad aumentada, que permitirá equipar a los técnicos con gafas inteligentes para facilitarles el acceso a la información durante las operaciones.[25]

Esta relación entre tecnología 5G e IA, ya abarca la industria de máquinas herramientas y de motores. Es así como: 

Expertos en manufactura y telecomunicaciones idean una solución de monitoreo en tiempo real basada en la tecnología 5G para reducir los errores en el fresado de motores a reacción.

El objetivo de Ericsson, el Fraunhofer IPT y GF es desarrollar aún más este tipo de conexiones de sensores inalámbricos para el análisis de datos en tiempo real. El Instituto Fraunhofer de Tecnología de Producción (IPT), GF Machining Solutions y Ericsson combinan su experiencia en manufactura y telecomunicaciones para crear una solución de monitoreo en tiempo real basada en la tecnología 5G que comunica sensores y máquinas para reducir los errores en la producción por fresado de motores a reacción.

Esto teniendo en cuenta que al fresar piezas a altas velocidades pueden producirse vibraciones excesivas, lo que da como resultado defectos en la superficie y retrabajo, factores especialmente críticos en las industrias que requieren alta confiabilidad en el proceso y estricto control de cumplimiento, como el sector aeroespacial.[26]

Esta información da cuenta, además, de que: 

En el caso de los blisk, un componente del compresor de un motor a reacción, la pieza de trabajo no podía ser inspeccionada hasta que el proceso de fresado terminaba, lo que posiblemente conduce a productos defectuosos y retrabajos de hasta un 25 %. Al usar la supervisión de proceso habilitada con 5G, una sola fábrica podría ver ahorros anuales de hasta USD 30 millones.[27]

El principio según el cual el desarrollo encuentra su base principal en la producción de máquinas herramientas, y en la fabricación de máquinas para la producción de bienes finales, el futuro próximo de la economía encuentra en esta tecnología un empuje que conducirá a procesos que deberán sortear las contradicciones que conlleva. Algo de eso veremos a continuación.

5G en la esfera de la circulación y el cambio

La tecnología 5G va a incidir en un aumento de la velocidad en las relaciones de intercambio. El axioma de que los mercados deben crecer en correspondencia con la rotación de capital que demanda la inversión, es un asunto que favorece a quien tenga el dominio de su tecnología. Más inversión conduce a que la rotación deba ser más acelerada. Ubiquemos que la inversión implica el desarrollo de la composición de los capitales y el crecimiento del volumen de la producción con cada vez más medios de producción en juego. Innovaciones y tecnología que permiten mayor absorción de materias primas.

De allí la expansión de los mercados, que China busca encontrarlos por la vía del proyecto “una ruta, una franja”, principalmente. A su vez, la expansión de los mercados demanda de mayor conexión para el intercambio. De allí la estrecha relación, sin que supongan procesos exactamente similares, entre la esfera de la producción y la circulación.

A su vez, la velocidad del intercambio debe estar en sincronía con la rotación de los capitales, que bien pueden ser apuntalados por el 5G. Recordemos que la velocidad del proceso productivo debe contar con la misma aceleración en la esfera de la circulación. Esto es, en la medida en que aumenta la velocidad en la producción, debe producirse lo propio en el mercado. En lo que media, en la distribución, de igual manera debe operarse una mayor velocidad. Con ello se puede alcanzar la sincronía entre la esfera de la producción y la de la circulación. En ello deberá jugar un papel fundamental esta tecnología. De lo contrario, las perspectivas de estallidos de crisis son una amenaza permanente. El ciclo se pudiese hacer más corto y explosivo.

Por ser un asunto que afecta en general la esfera de la circulación, también incide en el cambio y en el mercado de dinero y en general especulativo. Esto es, no solamente se trata de la relación de cambio en el mercado final. Se trata de toda la esfera. Desde el momento mismo en que se inicia la producción, esto es, desde el momento en que el mercado de materias primas, maquinarias y equipo y fuerza de trabajo entra en acción, se inicia esta esfera. Culmina en el cambio, en el mercado de bienes finales, en el consumidor individual. Lo que media, debe ser acelerado. En ello 5G jugará un determinante papel de primer orden.

De esta manera, la implantación y desarrollo de la tecnología 5G va a conducir a un cambio importante en los patrones de consumo. Puede convertirse en un escalón más en las evoluciones estéticas de la comunidad humana. Al menos en buena parte de quienes la integran. No supone que será un patrón de consumo que abarque a todos los estratos sociales, pero sí a buena parte de los sectores con una capacidad de consumo amplia. Sectores medios y pudientes gozarán de buena parte de sus bondades. Surgirán nuevas necesidades y de allí nuevas presiones a un mayor desarrollo. Ésa es la dialéctica entre los bienes que satisfacen necesidades y las necesidades como palanca para la producción de bienes cada vez más avanzados. Lo que sí adquirirá un alto grado de generalización serán las comunicaciones telefónicas y la incidencia que tendrá la elevación de la composición de capitales en los trabajadores.

Todo esto da cuenta de la afirmación según la cual el desarrollo de la industria en general encuentra en la industria de máquinas herramientas su palanca más sensible. Al llegar la tecnología 5G a los procesos en esta rama de la industria, el resto de los sectores y ramas industriales deberán adecuarse a riesgo de quedar rezagados.

A su vez, el crecimiento del mercado, su expansión, conlleva a los cambios acelerados en los patrones de consumo en aquellos sectores sociales en condiciones de adquirir los bienes que se producirán con esta tecnología, siendo la telefonía uno de los elementos principales. En todo este proceso, el papel de China en todos los aspectos será destacadamente relevante de cara al futuro.

Tecnología 5G y América Latina

Ahora, bien, por aquello de la división internacional del trabajo (DIT), las perspectivas de impacto de esta determinación del mundo moderno, al menos durante un tiempo, tendrá poco impacto en los procesos productivos en América Latina. No es para la implantación de procesos de alto vuelo tecnológico por lo que mira China con tanto interés a este continente. Es más, los países de mayor desarrollo industrial, las grandes potencias industriales en general, le asignan el mismo papel a la mayoría de los países latinoamericanos.

Como conjunto, en dos aspectos principalmente es donde se centra el interés de los chinos en América Latina. De una parte, para satisfacer la demanda de las materias primas que requiere la producción de las mercancías basadas en esta tecnología. En suelo latinoamericano están grandes reservorios de buena parte —si no de todas— de las materias primas que demandan estos nuevos desarrollos tecnológicos. Lo que conducirá a un afianzamiento de la condición de proveedores en la mayoría de países.

De otro lado, Latinoamérica es un mercado nada despreciable. Se estima en más de 650 millones la población de América Latina y el Caribe. Ya es un gran receptor de capitales mercancías provenientes de China o de los países en los cuales realiza sus inversiones en forma de capital financiero. Veamos:

China ha centrado su interés en la adquisición de empresas de industrias extractivas y de la agroindustria, la generación de energía, los servicios básicos (electricidad, gas y agua) y la infraestructura. Los Estados Unidos y Europa han mostrado un perfil más diversificado; si bien han realizado cuantiosas inversiones en los mismos sectores que China, han participado además en fusiones y adquisiciones en industrias de alto contenido tecnológico (internet, software y telecomunicaciones). En 2018, sin embargo, la empresa china Didi Chuxing, plataforma virtual que ofrece transporte en taxis de alquiler, adquirió la brasileña 99 Taxis, un movimiento más en la estrategia de expansión en la región de esa firma china que se despega del enfoque sectorial tradicional. Por otra parte, la extensión de la Iniciativa de la Franja y la Ruta a América Latina y el Caribe refleja el interés estratégico de China y hasta mediados de 2019 un total de 18 países de la región (incluidos 10 caribeños) ya han firmado un memorándum de entendimiento con China en el marco de esta iniciativa.[28]

Las inversiones directas, pero principalmente en la extracción mineral e infraestructura. Ubiquemos que en los próximos años la producción en escala de nuevos bienes con esta tecnología requiere de mercados en correspondencia. La novedad de estas mercancías y la presión por obsolescencia temprana requieren de un mercado muy amplio.

Toda Latinoamérica se convierte en un destino final de los productos chinos, estén o no basados en esta tecnología. En cualquier caso, el diseño de los mercados estará sujeto al incremento de la producción y la productividad chinas. 5G e IA así lo aseguran. Pero, además, se suman las determinaciones propias de la búsqueda de mecanismos que permitan frenar la caída de la cuota de beneficios, uno de ellos es la ampliación del mercado externo. En eso, Brasil principalmente, representa un área nada despreciable de más de doscientos millones de habitantes.

En cualquier caso, es clara la relación que tendrá el desarrollo de la tecnología 5G y la nueva ruta de la seda y el acercamiento e importancia que tendrá para China toda Latinoamérica. Las inversiones chinas en infraestructura, sobre todo en Brasil, más específicamente en la construcción de la vía férrea que unirá el Atlántico con el Pacífico, son prueba de que la perspectiva China apunta a un redimensionamiento de sus canales de comercio mundial.

En la nueva ruta de la seda, mediante memorandos de entendimiento, ya se han incorporado 10 países latinoamericanos, a saber: 

Panamá, Uruguay, Ecuador, Venezuela, Chile, Uruguay, Bolivia, Costa Rica, Cuba y Perú. Panamá fue el primer país latinoamericano que se incorporó (…) En algunos casos, dichos memorandos ya se están traduciendo en proyectos e infraestructuras concretas. En Ecuador, la reconstrucción del aeropuerto internacional “Eloy Alfaro”, en la ciudad de Manta —que se vio afectado por el terremoto de magnitud 7,8 en abril de 2016—, se está llevando a cabo con capital chino (…) recibió un crédito por US$20,7 millones de un banco chino, y un aporte del Estado ecuatoriano de US$4,5 millones (…) Un consorcio chino también construye dos puentes en las localidades de Canuto y Pimpiguasí, todas ellas en la provincia de Manabí (…) En Panamá también está proyectada una obra en el marco de la misma: una línea de tren que conecte a la capital del país con la ciudad occidental de David, a un costo inicial estimado de US$5.500 millones (…) aún sin la Ruta de la Seda, China lleva más de una década siendo un actor protagonista en las inversiones en América Latina, donde sus bancos de desarrollo prestaron US$150.000 millones en los últimos 12 años.

China se ha convertido en el mayor socio comercial de Perú, y el comercio entre ambos alcanzó la cifra récord de US$23.000 millones en 2018, según cifras oficiales.

“China se ha consolidado como el principal socio comercial del Perú y estamos seguros de que las relaciones entre ambos países se profundizarán aún más gracias a las iniciativas de cooperación que puedan desarrollarse en el marco de la Ruta de la Seda”, dijo el ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Edgar Vásquez, en el marco de un foro global sobre la iniciativa comercial que se celebra en Pekín.

Chile, que al igual que Perú es un aliado cercano a Estados Unidos, anunció en noviembre que se uniría a la iniciativa. Es que, para Chile, China también es su principal socio comercial. En 2018, las exportaciones e importaciones a China sumaron US$42.791 millones, según cifras oficiales.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, es uno de los 37 jefes de Estado —único latinoamericano— y de gobierno que asisten en Pekín al II Foro de la Ruta de la Seda, inaugurado este viernes por el presidente Xi.[29]

Pero la tendencia dominante será el afianzamiento de la DIT que se corresponda con los intereses chinos. En otras palabras: América Latina verá afianzada su condición de proveedor de materias primas y receptor de bienes finales.

Con el desarrollo que alcanzará la tecnología 5G, se producirá un incremento en la demanda de nuevos materiales y elementos, que se vienen imponiendo desde hace décadas en la industria de la electrónica y la microelectrónica. Hasta ahora, parece que no se producirá la incorporación de nuevos elementos. Pero sí habrá un cambio en su aspecto cuantitativo de lo que ya está en juego. Habrá más demanda en la moderna industria de nuevos materiales, por ende, de la moderna minería.

En este sentido, va a aumentar la demanda de materias primas por el incremento del volumen de la producción en general con las nuevas tecnologías. Desde su implantación en la industria de cualquier sector o rama, pasando por la de máquinas herramientas conectadas en la producción, hasta la propia de móviles a ser renovados. En definitiva, la producción en escala, por la incorporación de la tecnología 5G, conducirá a tal aumento.

El incremento de la minería, de sus inversiones, de su demanda mundial, no es directamente el resultado de la tecnología 5G, como indicamos antes. Sin embargo, habida cuenta de que se incrementará la producción de bienes con esta tecnología —que abarcará varias ramas como automotriz, telefonía, máquinas herramientas, entre otras—, se producirá un incremento de la demanda de todos los elementos que los configuran. A su vez, por ser China la vanguardia en el desarrollo de esta tecnología, por estarla implementando en varias industrias, seguramente logrará copar buena parte de la producción mundial de estos bienes. Ya lo hace de alguna manera. Seguramente se afianzará en esa posición. De allí que sea esta nación la que también tenga la primacía en la demanda de estos materiales. Lo que explica el incremento de sus inversiones en minería en África y América Latina. Por lo que:

Un análisis de los datos disponibles muestra que, entre el 2005 y el 2014, la Inversión Extranjera Directa (IED) de China en América Latina y el Caribe pasó de US $3.800 millones a US $109.500 millones.

(…) El Banco de Exportación e Importación de China y la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, emitieron unas circulares a través de las cuales se informaba sobre la importancia estratégica que la IED china representaba para la exploración y extracción de recursos. Dejaban claro que dicha expansión al exterior constituía una prioridad dada la creciente escasez de recursos naturales en China.

Desde el 2005, las empresas chinas han invertido US $24.400 millones en el sector minero de América Latina, lo que representa el 22% de la IED del país en esta región y el 20% de la IED de China en minería en todo el mundo. Sin embargo, fue desde el año 2009 cuando comenzó el mayor aporte de IED de China en América Latina con una inversión de US $ 99.600 millones, alrededor del 90% del total de su IED en la región, siendo el cobre del sector minero en el Perú el principal recurso sobre el cual se enfocaba el interés chino, y, en menor medida, la extracción de mineral de hierro y procesamiento de acero.

(…) Cabe destacar que la IED de China dirigida a la minería inició su aumento en el año 2007, pero incrementó de forma sustancial a partir del 2014 hasta la actualidad.[30]

Las tierras raras, tanto como el oro y la plata, entre otras materias, tendrán mayor demanda de las industrias más desarrolladas. De aquellas que incorporen esta tecnología. Asimismo, se incrementará la producción y se realizarán procesos que disminuyan los costos de extracción y producción. Esto es, no solamente se producirá una presión de demanda de materiales, sino también de procesos tecnológicos que permitan la incorporación de insumos, como el grafeno, para citar el ejemplo más destacado, cuya producción resulta muy costosa, pero representa, en perspectivas, el elemento más importante de los nuevos procesos en cuestión. Así: 

La nueva generación de tecnologías inalámbricas, el 5G, demanda conexiones cada vez más rápidas (…) son muchas las esperanzas puestas en las tecnologías basadas en grafeno (…) prometedores en el desarrollo de la electrónica flexible y de radiofrecuencia en la banda de los terahercios.[31]

Esto le abre un nuevo nicho a la extracción del carbón. De materia prima como fuente de energía, puede pasar a convertirse en elemento de naturaleza estratégica, habida cuenta de las perspectivas que brinda el grafeno, del cual es también materia prima. Lo que abre nuevas perspectivas a la minería en América Latina. La minería tradicional estará articulada a una nueva minería. Las devastaciones de reservas forestales no se harán esperar.

Colombia copa 6 % de la exportación mundial; mientras, Chile, Argentina y Venezuela, cada uno, resume 1 %. Además, el grafeno brinda perspectivas en relación con la explotación de otros minerales. Lo que explica que: “Al explorar por medio de una nube de las patentes relacionadas al grafeno en Patent Inspiration (2017), encontramos de mayor a menor uso a los metales: litio, cobre, aluminio, níquel, zinc, hierro, plata, calcio, estaño, oro…”.[32]

Sin salir de su condición de fuente de materia prima, Latinoamérica encontraría una perspectiva, sobre todo por la tendencia natural a la reducción del costo de producción de un insumo que sustituye los minerales metálicos como el hierro y el acero. Por ello se explica las inversiones en la explotación de carbón como el caso de las minas de Guasare en el estado Zulia. También se encuentra este mineral en los estados Táchira y Anzoátegui. Veamos: 

Las reservas probadas de carbón en Venezuela ascienden a 693 MMTM, con recursos totales estimados en 10.374 MMTM. Un 83,1 % de estos recursos están contenidos en la Cuenca Carbonífera del Guasare, ubicada en el Estado Zulla. 

La Cuenca Carbonífera del Estado Táchira es la segunda en importancia a nivel nacional, con un 14,7% de los recursos carboníferos totales. 

El Frente de Montañas de Guárico contiene los principales depósitos carboníferos en el oriente del país: Fila Maestra y Naricual. Ambos están ubicados en la parte norte del Estado Anzoátegui.

Otros depósitos de interés económico se encuentran en los Estados Falcón (Franja Septentrional) y Aragua (Taguay) El desarrollo actual de la industria carbonífera en Venezuela permite predecir una producción de 25 MMTM, lo cual representa un 8% de la demanda mundial de carbón térmico exportado. Esto significará la incorporación definitiva del país al mercado mundial de carbón energético, manteniendo la tradición del país como un suplidor de energía confiable para las naciones del mundo.[33]

De otro lado, la minería comienza a ser atendida desde la perspectiva de la demanda creciente por el desarrollo tecnológico y de igual manera comienza a ser atendida con esos desarrollos. Al punto de que ya se viene incorporando la tecnología 5G en la minería en general y en particular en la aurífera. Así:

Las empresas mineras están implementando rápidamente nuevas herramientas y aplicaciones, como telemetría, sensores inalámbricos y operatividad remota, para aumentar la seguridad, ganar en productividad y mejorar el rendimiento financiero. Esta tendencia depende en gran medida de la correcta integración de la automatización y el intercambio de datos, lo que a su vez requiere una conectividad fiable (…). 

Las capacidades de una red 5G suponen un salto en comparación con la 4G. La velocidad de datos de 5G es entre 10 y 100 veces más rápidas que con 4G. Pero, aún más importante, la tecnología 5G proporciona una latencia mucho menor, incluso prácticamente en tiempo real. Esto significa que los sistemas conectados pueden comunicarse entre ellos más rápido de lo que podríamos percibir, lo que supone una verdadera revolución global de la industria.[34]

La mayor demanda, entonces, motivará la aplicación de esta tecnología al incremento de la producción de materias primas, así como de insumos para la industria en general y en particular para aquellas basadas en la tecnología 5G.

México y Brasil, principalmente, pudiesen escapar de esta circunstancia y no del todo. Las inversiones directas de China en estas economías, seguramente, conducirán a la implantación de procesos productivos relativamente avanzados, sustentados en la tecnología en cuestión. Brasil resume una economía que cuenta con un desarrollo que la coloca en la disputa por la sexta posición en el ranking mundial de los países con mayor PIB. En perspectiva, para la próxima década, la ubican consolidada en esta posición del ranking mundial, con base en los datos suministrados por el FMI para 2017 acerca del crecimiento del PIB a PPA hasta ese año.[35] Es por ello que las inversiones chinas en este país resultan relativamente diversificadas. Van del sector industrial al agrícola, pasando por infraestructura. Pero no descuidan para nada los chinos la condición de que Brasil siga siendo fuente de materias primas y de alimentos. De allí que las inversiones realizadas por China en este país tienden a incrementarse. Veamos:

El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo el miércoles que Brasil está buscando una integración más estrecha con China, su mayor socio comercial, que involucra no solo el comercio sino también las inversiones.

“Teníamos una agenda comercial gigante, pero no tanto los flujos de inversión. (Ahora) los flujos de inversión también están aumentando”, dijo una de las fuentes.

Una tercera fuente dijo que el acuerdo será una operación “greenfield”, con la inversión china destinada a expandir el puerto y las operaciones. No implicará la compra de una compañía local, pero puede implicar que las participaciones de capital cambien de manos, dijo la fuente.[36]

Todo ello permitirá aumentar la producción de bienes alimenticios y minerales. Además, las inversiones en infraestructura servirán para la incorporación de Brasil al proyecto de “una ruta una franja”. Si bien Brasil no ha suscrito memorando de intención alguno, de hecho está articulada su economía a este proyecto. Hace varios años que Brasil forma parte del bloque económico Brics (Brasil, Rusia, India, China, Suráfrica). Bolsonaro, a pesar de identificarse con Estados Unidos de manera clara, ha ratificado su condición de miembro de este bloque. Se mantienen los nexos, toda vez que China es el socio comercial por antonomasia de Brasil. De allí que:

El embajador chino recordó que “Brasil fue el primer país en desarrollo en establecer una asociación estratégica con China, y la primera nación de América Latina en tener una asociación estratégica global con China”, país que, desde hace una década, es “el mayor socio comercial y el mayor destino de las exportaciones de Brasil, y ahora es también su mayor fuente de inversión extranjera”.[37]

En respuesta, el director del departamento de China de la Cancillería brasileña, Luiz María Pio Correa, señaló que: “… las relaciones económicas entre los dos países pueden ampliarse. La orientación del presidente Bolsonaro y el canciller es fortalecer nuestra asociación con China y buscar siempre agregar valor, diversificando el comercio y atrayendo inversiones, con base en la confianza mutua”.[38]

De igual manera, México es fuente de materias primas. Como gran productor de oro y plata, se convierte en un país codiciado en este contexto. Y es que: “México ocupa el décimo segundo lugar en producción minera y se ubica entre los diez principales productores de 15 minerales a nivel mundial, destacando como el primer productor de plata, quinto en molibdeno, sexto en plomo y zinc, octavo en oro y cobre”[39].

México bien puede afianzarse en la producción de esos elementos para satisfacer la voracidad China. Las inversiones chinas en México, si bien no se corresponden con la dimensión de ese mercado y de sus capacidades industriales, va en esa perspectiva. Podemos señalar que China no ha logrado penetrar en la economía mexicana a pesar de lo que ésta representa. No es de extrañar que pesa la presión de EEUU para que esto no suceda. Así, cabe la afirmación que realizara Enrique Dussel, académico e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México: “La República Popular China no es una opción para México (…) Durante la última visita del Presidente Xi Jinping a México en 2013 se acordó una ‘asociación estratégica integral’ que, por el momento, ninguna de las partes ha sabido concretar…”.[40]

México es, con una producción de “6.300 TM (…) el mayor productor mundial de plata pura, y su producción en 2019 aumentó en 200 TM con respecto al año anterior”.[41] Lo que representa 23 % del total mundial que alcanzó 27 mil toneladas. Por lo que no es de extrañar que esas relaciones alcancen un desarrollo en correspondencia con los intereses de ambas partes, sobre todo porque “la demanda de plata va a ser muy signficativa durante los próximos años, gracias a la implementación del 5G”.[42]

Dentro de estas perspectivas, siendo el coltán uno de los componentes más importantes de la microelectrónica, también se convierte en un área a ser atendida por China. Congo, primer productor mundial del planeta, al concentrar 80 % del mercado y las reservas, se encuentra en una circunstancia que bien puede obligar a la búsqueda de opciones menos comprometidas. La lucha por hegemonizar el control de la producción de este elemento condujo este país a una guerra de décadas y con tendencia a la desintegración. La importancia de obtener este mineral es cada vez mayor. Ubiquemos que son cuatro los países que controlan la producción y tráfico de coltán proveniente de Congo: “Las organizaciones de derechos humanos insisten en que EEUU, Alemania, Bélgica y Kazajistán —principales destinatarios, pero no los únicos, del coltán— y las multinacionales que comercian con éste, están, en definitiva, financiando el conflicto”.[43]

La circunstancia presente en el Congo hace que sea más apremiante la extracción del mineral en países donde no exista este grado de conflictividad: en Brasil, que posee las mayores reservas mundiales de coltán, Venezuela y Colombia se han encontrado importantes yacimientos.

En el caso de la plata la cosa está clara, como vemos en la siguiente afirmación:

En concreto, los analistas de The Silver Institute estiman que la demanda industrial crecerá un 3 % en 2020, en línea con la previsión de crecimiento de la economía mundial realizada por el Fondo Monetario Internacional, y que es del 3,3 %.

La mayor parte de este incremento va a venir por parte de los sectores eléctrico y electrónico. En el sector automovilístico, el crecimiento va a ser muy importante, a pesar de la reducción de ventas de los vehículos, ya que la sofisticación y electrificación de los mismos es cada vez mayor.

El uso de la plata en el establecimiento de la infraestructura necesaria para las redes de 5G y la proliferación de los dispositivos electrónicos inteligentes también van a contribuir a disparar la demanda.[44]

En ese sentido América toda, en particular América Latina, se convierte en potencial proveedor del incremento de esta materia prima, toda vez que: “Entre el norte, el centro y el sur de América, la producción minera de este metal se elevó a 15.743 toneladas en 2018, cifra que representa casi el 60 % de la producción mundial. Un año más, México fue el mayor productor mundial, con 6.115 toneladas”.[45]

Respecto del oro la cosa es similar. Aunque, por ser su uso mayor en la fabricación de los bienes referidos, el volumen que se demanda en la industria es aún más elevado que el de la plata, por ejemplo. Aunque siempre por debajo del silicio. Esta circunstancia está unida a lo que representa el oro en la configuración del esquema de divisas en el mercado mundial. Es decir, la presión de demanda viene principalmente por este asunto de las monedas. Pero algo aporta la demanda de la industria que representa 5 % del total mundial de la demanda de oro.

En América Latina, Perú representa la sexta posición en la producción aurífera, aportando “el 4,4 % de oro a la producción mundial de oro”[46]. Le siguen México, situado de octavo, y Brasil, en el undécimo lugar al producir a escala planetaria “un 2,5 % (…) Desde el año 2000, su explotación crece en un promedio de 2,7 % anual”.[47]

Pero Venezuela también parece tener reservas importantes del mineral precioso: “Casi 30 campos de oro en todo el país sitúan a Venezuela como la segunda reserva más grande de oro del planeta. Vende oro a Holanda, Portugal, España, Suecia, Suiza, pero sobre todo a China y Turquía”.[48]

De otra parte, hay una circunstancia que conduce a que se afiance la inversión en estos materiales nada relacionados con la tecnología 5G, al menos directamente. En economía todo está relacionado, pero muchas veces no de manera directa. La demanda de oro y plata, para citar el ejemplo más emblemático y de mayor repercusión económica, entra en juego en la guerra mundial de divisas. Luego, así como se incrementa la demanda de estos materiales como resultado del incremento de la producción de bienes relacionados de manera directa con esta tecnología, adicionalmente se incrementa su demanda y por ende las inversiones para su extracción dada la circunstancia conflictiva entre las grandes potencias en relación con sus divisas.

China busca hacerse de más mercados, dado su crecimiento económico, mientras se reduce el mercado exterior. A pesar de la pandemia, China comienza a crecer. En el segundo trimestre alcanzó 3,2 % de crecimiento del PIB. La guerra comercial declarada en su contra por Estados Unidos los fuerza a incrementar su mercado interno y a ampliar su frontera exterior para colocar sus mercaderías. De allí que haga todo lo posible para transar con su moneda nacional, el yuan. Ya son varios los países que han aceptado comerciar con esta moneda. Rusia, principalmente, viene transando con China mediante el yuan y el rublo.

Vista la cosa dentro de la perspectiva de esta tecnología, es fácil deducir: “Lo que es evidente es que el mundo está cada vez más fragmentado entre Occidente y Oriente, la carrera por el 5G también es un claro ejemplo de lucha por un nuevo orden que puede hacer tambalear el sistema monetario tal y como lo conocemos”.[49] He allí la clara relación entre la guerra de divisas y la tecnología 5G. La eventual hegemonía china en esta materia conduce a cambios de significación, como hemos indicado. Es lógico que, dentro de este panorama, las potencias emergentes quieran conquistar la condición de reserva de valor y de cambio. De allí la lucha por el control del mercado aurífero.

Por su parte, la producción de cobre cuenta en el primer lugar a escala planetaria a Chile, que en 2019 produjo 5,6 millones de toneladas métricas, y en el segundo lugar a Perú. 

La producción de cobre en Chile ascendió a 5,6 millones de toneladas métricas en 2019. Se situó así como el principal productor de este mineral en el mundo, seguido de Perú y China, con un total de 2,4 y 1,6 millones de toneladas, respectivamente. La producción global de cobre ha experimentado un considerable ascenso en los últimos años. Concretamente, se alcanzaron los 20 millones de toneladas en 2019, esto es, alrededor de un 25% más que la cantidad registrada en 2006.[50]

México, por su parte, ocupa el octavo lugar en la producción de este mineral, con una producción alcanzada en 2019 de 770 mil toneladas métricas, según la misma fuente. En conjunto, en América Latina se encuentra alrededor de 35 % de la producción mundial de cobre, que alcanzó para ese mismo año 20 millones de toneladas métricas. El incremento en relación con el año 2006 fue de 25 %, de acuerdo con el cálculo de la misma autora.

También debemos tomar en cuenta que: “En América del Sur se encuentra ‘el triángulo del litio’ (Argentina, Bolivia y Chile) donde se concentran las mayores reservas mundiales de litio. Siendo Chile el país con los mayores depósitos del planeta”.[51] Hablamos de 25 % de las reservas mundiales del mineral. La competencia y rivalidad por el control de la explotación y comercio del litio han traído efectos políticos importantes, siendo el último el que sacudió a Bolivia. Y es que la “batalla industrial por las baterías está dominada por China, que concentra el 70 % de la producción y una parte aún mayor del mercado, si se considera que detrás de fabricantes estadounidenses y europeos, en realidad, hay capitales chinos”.[52] Ya habían concretado acuerdos con el gobierno de Evo Morales, días previos al levantamiento y posterior golpe de Estado que llevó al mandatario al exilio.

Podemos observar que las perspectivas en desarrollo apuntan a que América Latina se convierta en un espacio a ser cada vez más disputado, teniendo en el desarrollo de la tecnología 5G un aguijón. La demanda de materias primas y la tendencia marcada a que los países latinoamericanos se concentren en la explotación de sus riquezas minerales, además, apuntan a convertir la minería en una rama de mayor significación para su economía.

5G: de pequeñas batallas a una guerra comercial 

Conclusión que nos vemos obligados a reiterar es que la tecnología 5G y su articulación con la IA se convierten en la base del desarrollo de la composición técnica y orgánica de los capitales. Quien no alcance de manera rápida ese estadio deberá buscar otros mecanismos para competir. Cosa difícil si ubicamos que esta tecnología permite una gran precisión en la producción, una mayor productividad y competitividad. Con lo ya alcanzado en la producción y el comercio, articulando economías como la europea, al menos buena parte de ella y la China, su primacía se hará sentir. Ya se siente su presencia. Es difícil que haya otra determinación fuera de esta relación entre conectividad 5G e IA. Al menos durante un tiempo más o menos prolongado. Habrá que medir su desarrollo en tanto se vaya generalizando.

El dominio de esta tecnología, supone la primacía en la producción y el mercado. De allí podemos explicarnos tanto la teoría conspirativa en torno de ella, así como la agudización de las rivalidades entre EEUU y China. Capítulo que debe ser analizado con detenimiento, habida cuenta de que es en el futuro inmediato cuando estará en juego. La revolución científico-tecnológica parece asomarse a una nueva fase, lo que implicará cambios en la producción, en el proceso de trabajo, en las fuentes de energía y de las materias primas y nuevos patrones de consumo.

Junto a la hipótesis de que 5G implique una nueva fase de la revolución científico-tecnológica, está el poder convertirse en la determinación más importante de la rivalidad entre las grandes potencias por la hegemonía mundial, si es que ya no lo es. 

Según la consultora Eurasia, las empresas del gigante asiático poseen el 40 % de las patentes esenciales de las redes 5G. Además, sus redes nacionales podrían dar el salto y operar sin necesidad de apoyarse en las viejas 4G en 2020, es decir, cinco años antes que las de Estados Unidos y la Unión Europea. Ello equivale a decir que, durante un lustro, China poseería, con diferencia, las mejores infraestructuras del planeta para lograr una gran innovación en Internet, revolucionando la informática y el big data.[53]

Partiendo de la consideración de que la rivalidad entre las grandes potencias no es un asunto subjetivo o de quién gobierna, de sus rasgos de personalidad, entre otras cosas, sino que se trata de una cuestión de naturaleza orgánica, hemos de concluir en que la rivalidad puede encontrar en la tecnología 5G y la IA la determinación más importante. Todo lo relacionado con esto se convierte en motivo para que se agudicen las contradicciones. Por ejemplo, las materias primas que tienen que ver con esta tecnología pueden ser motivo de grandes pugnas.

De lo antes dicho desprendemos necesariamente lo siguiente: la tecnología 5G y la IA resultan la palanca fundamental del desarrollo de la composición de los capitales. He allí la razón última de este asunto.

Dentro de esta perspectiva, de cara a América Latina —por su papel antes indicado en la DIT como proveedor de materias primas—, los requerimientos de esta tecnología contribuyen con el afianzamiento de la disputa. No solamente se trata de la agudización de las contradicciones por hacerse de materias primas abundantes, baratas y seguras, sino también del principio según el cual las potencias, mientras luchan por su posesión, también lo hacen para evitar que el rival se haga de ellas.

Asimismo, las grandes economías tratan de hacerse de las materias primas fuera de sus territorios toda vez que prefieren, como es lógico suponer, gastar las de otros países y naciones que las propias.

Ubiquemos, además, que la caída de la cuota media de la ganancia es un asunto inexorable. Que uno de sus frenos a la caída es la reducción de lo invertido en medios, que no sean los desarrollos científico-tecnológicos, sino en materias primas y materias auxiliares. Lo que redunda en el enconamiento de la rivalidad en torno de las fuentes de materias primas.

En medio de estas circunstancias, la primacía de China sobre el resto de potencias y bloques resulta muy clara. No solamente se colocó como primera potencia mundial en manufacturas —destaca la industria automotriz—, sino que también es primer demandante de varias materias primas. Con el desarrollo de la tecnología 5G y la IA, luce como virtual ganador en la lucha por la hegemonía planetaria.

Esta nueva situación mundial, con China a la cabeza de la economía, marca un cambio importante en el mundo. Varias décadas teniendo el planeta a EEUU en la vanguardia de la economía parecen dejar paso a un nuevo factor hegemónico. Por lo que una nueva fase de la revolución científico-tecnológica, junto a este cambio geopolítico, supondrá también la pauta para el inicio de una nueva época.

Las contradicciones entre las grandes potencias, sin embargo, seguirán su curso. Su dilucidación en favor de una u otra, pasando muy posiblemente por conflictos de grandes proporciones, se unirá a estos nuevos desarrollos. La incidencia en la industria bélica ya está en curso. Tal vez allí hayan encontrado mayores perspectivas de realización. Cuestión que atiza aún más la tendencia conflictiva expresada en la pugnacidad comercial del momento entre las grandes potencias, que pudiesen dar pasos a situaciones de mayor beligerancia. Episodios inexorables que ya asoman su naturaleza y magnitud. Pero aún son solo asomos.

Notas y referencias bibliográficas

[1] Chávez, Gabriela (2019): 5G enfrenta a EU y China. 23-12-2019. https://expansion.mx/tecnologia/2019/12/23/5g-enfrenta-a-eu-y-china 

[2] La Información (2019): 25-12-2019. https://www.lainformacion.com/mundo/gobierno-chino-inyecto-75-000-millones-huawei-liderar-5g/6531111/

[3] Pascual, Juan Antonio (2020): La conexión 5G es segura para la salud, afirma la mayor autoridad científica mundial. 12-3-2020. https://computerhoy.com/noticias/tecnologia/conexion-5g-es-segura-radiacion-ICNIRP-599525

[4] Domínguez, Nuño (2019): Los científicos se rebelan contra la ley europea de transgénicos. 11-8-2019. https://elpais.com/elpais/2019/08/07/ciencia/1565191737_505932.html

[5] E.E.G. 17 de junio de 2020. https://www.muycanal.com/2020/06/17/huawei-lidera-mercado-smartphones-y-supera-samsung#:~:text=Huawei%20lidera%20el%20mercado%20mundial%20de%20smartphones%2C%20y%20supera%20a%20Samsung,-E.E.G.%2017%20de&text=Huawei%20supera%20a%20Samsung%20y,el%20pasado%20mes%20de%20abril.&text=Esto%20ha%20relegado%20a%20Samsung,cuota%20de%20mercado%20del%2017%25.

[6] Itreseller. Hacia la digitalización inteligente de las organizaciones. https://www.itreseller.es/whitepapers/content-download/30a35d42-1bde-4921-9d4c-748a0e79c67d/especial-huawei-55.pdf

[7] Networking (2019): Aspectos en los que influirá el 5G en la industria manufacturera. 3-9-2019. https://www.networkworld.es/networking/aspectos-en-los-que-influira-el-5g-en-la-industria-manufacturera

[8] López del Río, Daniel Caridad (2019): Tecnología 5G, todo lo que necesita saber para entenderla. 7-3-2019. https://revistadelogistica.com/tecnologia/tecnologia-5g/

[9] Ibíd., p. 3.

[10] Ibíd.

[11] Ibíd.

[12] Ibíd., p. 4

[13] Ibíd.

[14] Ibíd.

[15] Analytics India Magazine (2018): ¿Cuál es la relación entre la red 5G y la inteligencia artificial? ¿Será el desarrollo de 5G el impulsor de India hacia el liderazgo en IA? Marzo, 2018. https://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/paises/navegacion-principal/noticias/NEW2018782589.html?idPais=IN

[16] Bejerano, Pablo (2018): La tecnología 5G viene de China. 12-6-2018. https://elpais.com/tecnologia/2018/06/11/actualidad/1528701503_610712.html

[17] Itreceller, ob. cit., p. 4.

[18] Bejerano, Pablo, ob. cit.

[19] Analytics India Magazine, ob. cit.

[20] Itreceller, ob. cit., p. 5

[21] López del Río, Daniel Caridad, ob. cit.

[22] Blanco, Consuelo (2020): ¿Oportunidades de inversión reales o exageradas en el 5G? 27-5-2020. https://www.estrategiasdeinversion.com/analisis/bolsa-y-mercados/analisis-fondos/capital-group-oportunidades-de-inversion-reales-n-449283

[23] Itreceller, ob. cit., p. 4.

[24] Ibíd., p. 5.

[25] Bejerano, Pablo, ob. cit. https://elpais.com/tecnologia/2018/06/11/actualidad/1528701503_610712.html

[26] Metalmecanica.com (2018): Máquinas interconectadas con tecnología 5g. Oct. de 2018. http://www.metalmecanica.com/temas/Maquinas-interconectadas-con-tecnologia-5G+127493

[27] Ibíd.

[28] Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) (2019): La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe, (LC/PUB.2019/16-P), Santiago, p. 47.

[29] BBC. Redacción (2019): Los países de América Latina que forman parte de la Nueva Ruta de la Seda de China. 26-4-2019. https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48071584

[30] MDO (2019): Cómo crecen las inversiones de China en América Latina sobre el sector minero. 19-11-2019. https://www.madridiario.es/noticia/473515/economia/como-crecen-las-inversiones-de-china-en-america-latina-sobre-el-sector-minero.html

[31] Pasadas Francisco, David Jiménez y Pedro Carlos Feijoo (2020): Un paso imprescindible para que el próximo smartphone incluya tecnología electrónica de grafeno. 15-1-2020. https://www.uab.cat/web/detalle-noticia/un-paso-imprescindible-para-que-el-proximo-smartphone-incluya-tecnologia-electronica-de-grafeno-1345680342040.html?noticiaid=1345801136989

[32] Hernández Cenzano, Carlos, Fernando Ortega San Martín (2017): El grafeno y la minería en América latina: escenarios al 2030. Octubre. http://www.uam.mx/altec2017/pdfs/ALTEC_2017_paper_448.pdf

[33] Escobar N. Marcos y Manuel Martínez S. (2010): Los depósitos de carbón en Venezuela. 11-9-2010. http://geologiavenezolana.blogspot.com/2010/09/los-depositos-de-carbon-en-venezuela.html

[34] Epiroc (2019): La tecnología 5G impulsa la minería. https://www.epiroc.com/es-mx/customer-stories/2019/5g-moves-mining-forward

[35] Cantero, Pablo y Paco Méndez (2020): Las 10 mayores economías de la próxima década. MurciaEconomía. 25-8-2020. https://murciaeconomia.com/art/60799/las-10-mayores-economias-de-la-proxima-decada

[36] Reuters (2019): China anunciaría millonario plan de inversión en Brasil. 14-11-2019. https://asialink.americaeconomia.com/economia-y-negocios-infraestructura/china-anunciaria-millonario-plan-de-inversion-en-brasil

[37] Spanish.xinhuanet.com (2019): ENFOQUE: Relaciones entre Brasil y China tienen “un potencial infinito y gran perspectiva”, aseguran expertos diplomáticos. 2019-07-27. http://spanish.xinhuanet.com/2019-07/27/c_138262601.htm

 [38] Ibíd.

[39] Fideicomiso de Fomento Minero (2018): Producción de Minerales en México. 2-10-2018. https://www.gob.mx/fifomi/articulos/produccion-de-minerales-en-mexico?idiom=es#:~:text=M%C3%A9xico%20es%20l%C3%ADder%20mundial%20en%20producci%C3%B3n%20de%20minerales&text=M%C3%A9xico%2C%20ocupa%20el%20d%C3%A9cimo%20segundo,octavo%20en%20oro%20y%20cobre.

[40] Dussel Peters, Enrique (2019): México, ¿y China? 26-11-2019. https://dusselpeters.com/reforma2019-10.pdf

[41] Martínez Gallego, José María (2019): Panorama de la producción mundial de plata según el US Geological Survey. 3-6-2019

[42] Pedraza, José Ángel (2020): El papel de la plata como materia prima en el mundo del futuro conectado con 5G. 25-3-2020. https://oroinformacion.com/el-papel-de-la-plata-en-el-mundo-del-futuro-conectado-con-5g/

[43] Guerra del Coltán . https://www.ecured.cu/Guerra_del_Colt%C3%A1n

[44] Pedraza, José Ángel (2020): La demanda industrial y de inversión hará crecer el precio de la plata durante 2020. 13-2-2020. https://oroinformacion.com/la-demanda-industrial-y-de-inversion-hara-crecer-el-precio-de-la-plata-durante-2020/

[45] Pedraza, José Ángel (2019): América domina la extracción de plata a nivel mundial, con cerca del 60% del total extraído. 14-5-2019. https://oroinformacion.com/america-domina-la-extraccion-de-plata-a-nivel-mundial-con-cerca-del-60-del-total-extraido/

[46] Banca y Negocios (2019): Perú sigue siendo mayor productor de oro en América Latina. 8-5-2019. https://www.bancaynegocios.com/peru-sigue-siendo-mayor-productor-de-oro-en-america-latina/#:~:text=Per%C3%BA%20aporta%20el%204%2C4,con%2081%20toneladas)%2C%20a%C3%B1adi%C3%B3.&text=El%20primer%20productor%20del%20metal,5%2C8%20millones%20de%20toneladas.

[47] Estatus de la producción brasileña de oro para 2020. 23-11-2019. https://www.worldenergytrade.com/metales/oro/estatus-de-la-produccion-brasilena-de-oro-para-2020

[48] García, Victoria (2019): Petróleo, el oro y el coltán: las codiciadas riquezas de Venezuela. Madrid. 24-1-2019. https://cadenaser.com/ser/2019/01/24/internacional/1548330664_519448.html

[49]  Basagoiti, José. (2020):  La guerra entre China y Estados Unidos por la hegemonía monetaria. 5-6-2020. https://es.panampost.com/editor/2020/06/06/la-guerra-china-y-estados-unidos-hegemonia-monetaria/

[50] Fernández, Lucía (2020): Países líderes en la producción de cobre a nivel mundial.

24-6-2020. https://es.statista.com/estadisticas/635359/paises-lideres-en-la-produccion-de-cobre-a-nivel-mundial/

[51] Minería Panamericana. Tres 3 países concentran la mitad de reservas de litio. 25-6-2019. https://www.mineria-pa.com/noticias/tres-3-paises-concentran-la-mitad-de-reservas-de-litio/#:~:text=En%20Am%C3%A9rica%20del%20Sur%20se,los%20mayores%20dep%C3%B3sitos%20del%20planeta.

[52] Ibíd.

[53] Cronicón (2019): El enfrentamiento geopolítico por las 5G entre China y EU y sus efectos en América Latina por la expansión de la Ruta digital de la Seda. 10-4-2019. https://cronicon.net/wp/el-enfrentamiento-geopolitico-por-las-5g-entre-china-y-eu-y-sus-efectos-en-america-latina-por-la-expansion-de-la-ruta-digital-de-la-seda/

1 COMENTARIO

Comenta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí